sábado, 26 de diciembre de 2009

REFLEXIONES DE UN LOCO

Fotografía: "El camino" (Jesús A. Sánchez Valtierra)
Mi cabeza es una enorme bolsa llena rompecabezas desordenados, al cual le faltan piezas que la mente trata de armar con pensamientos agradables entre en los espacios que quedan entre ellas. Rellenando huecos, es inevitable que en todo este proceso algunas ideas salgan de mi ser precipitándose para siempre en el abismo del pasado, recordándome sucesos e historias que creía olvidados.
Fui a la provincia buscando algo de tranquilidad y, por qué no, un poco de soledad también, tras los últimos y trepidantes días en la ciudad de México, en la tierra en la que tengo mi hogar. Soy ceniza que yace sobre el suelo, humo que se desvanece, nada. Lo que encontré fueron las huellas de mi pasado, camino sin fondo que aparece y desaparece, hasta que el ruido rompe ese silencio. Ruinas de polvo del piano negro, término de tormentas, de espantos, de penas.
Cuando comienza a atardecer, subo a la terraza a ver la caída del sol, con la única compañía de un café y, tal vez, algo de música para ahogar estos pensamientos. Hasta que tu mirada destruye esta canción. Mi tierra y pobre estéril tierra, es tiempo de hacer las maletas y volver.
Mientras tanto, dentro de mi cabeza, piezas del rompecabezas buscan su lugar…
Es inútil, no puedo olvidarte. Es hora de volver al camino y regresar el hogar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario