lunes, 28 de diciembre de 2009

DICEN QUE LOS 40 SON UNA EDAD MALDITA


aRte Digital: "Multiplicación" (Jesús A. Sánchez Valtierra)

Dicen que los 40 son una edad maldita. Especialistas afirman que para hombres y mujeres, la probabilidad de depresión se forja lentamente y luego alcanza un pico cuando se llega a los 40 años, la buena noticia es que quienes logren llegar a los 70 y se encuentren bien físicamente, son en promedio tan felices y mentalmente saludables como cuando tenían 20 años.
A esta crisis de los cuarenta se le conoce también como la crisis de la media vida, porque se considera que a esa edad se ha recorrido la mitad de los años de expectativa de vida. También se le llama crisis de madurez, ya que de ella puede resultar un equilibrio y un sentido del deber porque supone que a partir de ese momento, se puede alcanzar una vida lograda y fructífera.
Yo creo que envejecer es un hecho innegable y a los 40 te encuentras en la bifurcación del camino en donde debes decidir que ruta tomar. Es un hecho que la vida te cobrará la factura dependiendo de qué camino escojas transitar.
Es indudable que no eres el mismo de antes. A pesar de nuestros mejores intentos, ya no somos capaces de competir día tras día con los veinteañeros. Pero eso no debe convertirse en un problema. A los cuarenta somos distintos, es un hecho que debemos aceptar. Somos mejores o al menos esa es la idea, piénsalo bien. Todo depende del cristal con lo que lo mires.
De hecho llegar a viejo no es tan terrible. Una historia de cuarenta años encierra fracasos y éxitos, lo importante es no detenerse, no mirar atrás. Lo único importante es seguir sembrando la buena semilla aunque no se tengan ni fuerzas para abrir una lata. No desfallecer ante los obstáculos, ni dejarse amedrentar por las pequeñeces que se encuentren en los años venideros.
Esa es la clave.

domingo, 27 de diciembre de 2009

HOY DESCUBRÍ


Hoy descubrí que a los cuarenta años vez la vida desde un punto de vista diferente, será que ahora tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora...Una nueva primavera nace en mí, un segundo aire porque el otoño ya se acerca, ya está aquí.

Fotografía: "Huecos" (Jesús A. Sánchez Valtierra)


El mundo es ahora nuestro. Ya hemos roto las cadenas. Recuerdo cuando de pequeño imaginaba cuando llegaría el día en que impusiéramos nuestras reglas y en lo que haríamos. Ese día ya llegó, ese día ya está aquí. Es hora de arreglar el mundo que nos heredaron, porque la verdad nos lo dejaron todo desbarajustado. Perdona si te digo que ya no tengo tiempo para reuniones interminables, donde se discuten problemas que no lo son, normas, procedimientos y reglamentos , sabiendo que no se va a lograr nada, donde se dice todo y no se dice nada. Perdona si a veces me desespero y te digo que en concreto me digas que es lo que quieres que haga, no me gusta que le des tantas vueltas al asunto, olvídate de cantinflear. Ya no tengo tiempo para soportar personas absurdas y soñadoras que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido, que siguen en el cuento de Peter Pan y piensan que aún van a conquistar al mundo. Ya no seas ese eterno adolescente por que el todas las chicas se peleaban, ese tiempo ya pasó, olvídate de los Vans y las calcetas ¡crece!. Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades y mentiras, en promesas que nunca se cumplen…No tolero estar en reuniones donde desfilan egos inflados, presúmele a alguien más tu autoestima devaluada.Me chocan las envidias, pero también los que viven en el “si hubiera”, el hubiera no existe, ya pasó; ponte las pilas y ponte a trabajar

Fotografía: "Cadenas" (Jesús A. Sánchez Valtierra)

Me chocan los títulos, cuando estos sirven para etiquetar a las personas, para inflar los currículos, por eso yo soy “Beto”, para ti y los demás, mi tiempo es escaso como para discutir títulos, mi alma tiene prisa...tengo cosas aún que hacer como saltar en paracaídas y comerme una torta de aguacate a bajo de la Torre Eiffel para poner la foto en Twitter y contárselo a mi infinidad de amigos que no conozco. Quiero vivir al lado de gente alegre y positiva. Que sepa reír, que haga bromas de sus errores, que no se envanezca con sus triunfos, que no huya, de sus responsabilidades.Que defienda sus ideales y busque la verdad sobre todo. A los cuarenta la disco ya se terminó, el antro te queda extraño, lo esencial y lo sencillo es lo que hace que la vida valga la pena, no hay nada como tomar un café escuchando los boleros de Luis Miguel. Quiero conocer gente, que sepa tocar el corazón de las personas, que sepa compartir sus experiencias a los demás y que enseñe, que transmita el valor de crecer con toques suaves en el alma. Ando de prisa por vivir con la intensidad que sólo la madurez y los años te pueden dar. Sólo ahora lo comprendo.

Fotografía: "Se acabó la chispa" (Jesús A. Sánchez Valtierra)


Mi objetivo es llegar al final satisfecho, mi sueño es estar en paz con mis seres queridos, mi misión es ser feliz. Entiendo ahora las charlas interminables de mi padre contándome sus aventuras y anécdotas, entiendo ahora la mirada tranquila de mi abuelo. Entiendo ahora que ya no están conmigo, los extraño pero entiendo ahora que es parte de la vida. Aún no termino de escribir los últimos capítulos de mi libro personal, en eso estoy, en la mejor parte, donde se revelan los misterios. Espero que tu libro personal sea tan o más interesante que el mío, porque de cualquier manera aunque no percibas lo estas escribiendo a la par del mío, yo lo saboreo y lo disfruto plenamente.

sábado, 26 de diciembre de 2009

REFLEXIONES DE UN LOCO

Fotografía: "El camino" (Jesús A. Sánchez Valtierra)
Mi cabeza es una enorme bolsa llena rompecabezas desordenados, al cual le faltan piezas que la mente trata de armar con pensamientos agradables entre en los espacios que quedan entre ellas. Rellenando huecos, es inevitable que en todo este proceso algunas ideas salgan de mi ser precipitándose para siempre en el abismo del pasado, recordándome sucesos e historias que creía olvidados.
Fui a la provincia buscando algo de tranquilidad y, por qué no, un poco de soledad también, tras los últimos y trepidantes días en la ciudad de México, en la tierra en la que tengo mi hogar. Soy ceniza que yace sobre el suelo, humo que se desvanece, nada. Lo que encontré fueron las huellas de mi pasado, camino sin fondo que aparece y desaparece, hasta que el ruido rompe ese silencio. Ruinas de polvo del piano negro, término de tormentas, de espantos, de penas.
Cuando comienza a atardecer, subo a la terraza a ver la caída del sol, con la única compañía de un café y, tal vez, algo de música para ahogar estos pensamientos. Hasta que tu mirada destruye esta canción. Mi tierra y pobre estéril tierra, es tiempo de hacer las maletas y volver.
Mientras tanto, dentro de mi cabeza, piezas del rompecabezas buscan su lugar…
Es inútil, no puedo olvidarte. Es hora de volver al camino y regresar el hogar.

viernes, 25 de diciembre de 2009

UN DÍA NO TAN COMÚN













Se levantó temprano esa mañana. Se duchó, tomó un jugo de naranja y se vistió rápidamente, mientras espiaba a la vecina por la ventana. Hace dos días que Salvador no va a trabajar. Habló con la secretaria y se reportó enfermó de gripe. Mañana irá con su amigo el Doctor para que le haga el paro y le extienda una receta médica.
Está frenético, obsesionado con su imagen. Buscándola por la ciudad, sin saber por dónde empezar. Si por lo menos tuviera alguna pista, su nombre o los lugares que frecuenta. Solo tiene un retrato hecho a lápiz que le hizo un artista callejero por el metro Balderas. A todo mundo se lo enseña, ha obtenido algunas pistas pero todas ellas inciertas.


En su desesperación, subió a lo más alto de la Torre Latinoamericana porque un sujeto le dijo que te parecías a alguien que veía seguido por ahí. Pasaste tres horas observando la ciudad sin ver nada.
Salvador está convencido que todo sería mucho más sencillo si tuviera un montón de dinero. No dependería de variables demasiado etéreas, relativas o fluctuantes, contrataría el mejor detective y pronto daría con ella.
Hoy, se da cuenta de que nada es absoluto, de que el amor a primera vista si existe, que lo relativo existe, de que el deseo por lo general es relativo y remontable, de que no todo es absoluto, ni el amor mismo.Pero con el amor se dialoga, se negocia, al mal deseo se le pone fin; sólo del amor real, esto que siente (aquello de que sin ti no puedo vivir) es preciso huir, porque jamás se descansa y nunca se tiene suficiente




Se sentó un rato en la mesa de un Oxxo cerca del Monumento a la Revolución y se tomó un café, observando por la ventana para ver si acaso te veía caminando por la avenida. El fuego en su boca lo quema... Por un momento se siente capaz de todas las conquistas, de todas las hazañas; a su lado Napoleón es una sombra.
Camina por las calles a paso de perro; nariz de perro ¿Quizás venga ella a su encuentro?
Quizás... pero no. Ella está muy lejos. O tan, tan cerca; tan dentro de él que es imposible que exista. Que solo sea un sueño, un delirio de alcohol y luces de antro.






Una búsqueda, en un día común, bueno quizás no tan común, que sin embargo ya no espera nada.
Pero sigue caminando, no se detiene, por las calles solitarias de la Zona Rosa, hasta que el fuego se extinga. Entonces volverá a su casa, tomará el metro en cualquier estación y de nuevo la espera.

jueves, 24 de diciembre de 2009

DE PATA DE PERRO

Vendedora de flores en San Miguel de Allende
Casco de Hacienda en Cuerámaro

Atardecer en Janitzio

Semana Santa en Atotonilco

Expresión común en la jerga mexicana.
Se refiere a aquellas personas que andan "de aquí para allá".


Callejero, que nunca esta en casa

Nadie lo define mejor que la letra de la canción de la Maldita Vecindad:
"Pata de perro por aquí,
Pata de perro por allá (...)
Por todos lados va,
ya no regresara. (...)"



Fotografías: Jesús A. Sánchez Valtierra

EL CRISTO DE LA MANO DESCLAVADA


Fotografia: "Veladora con rosa" (Jesús A. Sánchez Valtierra)
Ahí estas,
si ahí estas,
en tu rostro
se refleja
la injusticia
del mundo,
si ahí estas.


Ahí estas con la mano desclavada,
y veo la cruz,
y veo tu rostro encarnecido,
y veo tu cuerpo, tus heridas,
y veo tu ternura, tu perdón
¡veo la muerte!.


Y así has estado
por los siglos
y en los últimos años
he visto al fin
tu amor a los hombres,
tu perdón, tu obra.


Y aunque no lo demuestre
te respeto.
Y aunque no lo crean
te recuerdo.


Veo en tí
florecer un inmenso continente
real, lleno de paz y justicia.
¿Por los cielos moriste?
¿Qué mal hiciste?
No sé,
no los veo.


Si
y ahí estás
y te rezo
y te pido.
Cristo de la mano desclavada:

"Padre nuestro

que estas en los cielos..."

miércoles, 23 de diciembre de 2009

IMAGINA

Imagina un mundo en paz...

JEANS

aRtE digital: "Jeans" (Jesús A. Sánchez Valtierra)




Me gusta devorar el blues de tu alma y dejarte sin respiro

DEFINICIÓN DE LA DANZA

Fotografia: "Por la catedral" (Jesús A. Sánchez Valtierra)


La danza son semillas secas,
para marcar el ritmo.
Danza es un taparrabo,
un pectoral
y una capa de tela
como vestuario.
Danza es un penacho
como corona.
Y es tan extraordinaria esta danza
que por su belleza
es un ritual de la creación
¡Es un sol!...
Esto es danza.

AQUEL...

aRtE digital: "Corazón de gis" (Jesús A. Sánchez Valtierra)


Aquel hombre
que pretende
vivir en soledad
no es humano,
es una piedra.


¿Quién pulirá la piedra de su corazón?

martes, 22 de diciembre de 2009

WHO I AM

aRtE Digital: "Who I am?" (Jesús A. Sánchez Valtierra)

Has pensado alguna vez ¿quien soy?
Has gritado alguna vez ¿quien soy?
Has soñado alguna vez ¿quien soy?
y nadie te contesta.
No busques respuestas
todo esta en tí/pero ignorado.
¿Cuántos héroes han muerto
y sin saberlo nadie?

lunes, 21 de diciembre de 2009

DE UN ALUMNO A SU MAESTRO

Fotografía: "Tronco" (Jesús A. Sánchez Valtierra)

(1981)
No te importa el trabajo,
ni las penas, ni los días.
No buscas recompensa,
ni fama, ni fortuna.
Sólo quieres que la tierra
que siembres
sea fértil
y de frutos.

Hazme hoja de tu árbol
y llévame por el viento.

Tu vida es dolorosa
y quizás penosa,
sin embargo
tu obra maravillosa
que separa
la verdad del error.

Hazme hoja de tu árbol
y llévame por el viento.


Tanto crece en torno tuyo
que en río te has convertido,
el agua que en tu cauce llevas
de amor
al mundo inundará.

Hazme hoja de tu árbol
y llévame por el viento.

Eres gran árbol
que sombra das
y el camino
para el sediento
oasis
siempre estás.

Hazme hoja de tu árbol
y llévame por el viento.

Eres misionero
que por la senda vas
no importando tropiezos
que impidan tu deber.


Hazme hoja de tu árbol
y llévame por el viento.

Cuando no estés,
un monumento
te han de levantar.
Tu obra es apreciada
y nunca
te habremos de olvidar.




domingo, 20 de diciembre de 2009

MÍRATE

aRtE digital: "Ramas" (Jesús A. Sánchez Valtierra)

Mírate en la tierra:
solo,
finito,
mortal.
Mírate entre redes sociales
llenas de bytes
y pensamientos deshojados.
Mírate entre el espacio,
en el fondo,
borrándote,
desapareciendo.
Mírate
danzando al ritmo
que circunda el vacío.
¡Mírate!
Corriente sanguínea,
carne adolorida.
oración que desaparece.
Mírate…
sin luz,
sin palabra,
perdido,
recuerdo de un impulso.
Mírate,
voz herida,
fósil figura,
canto inmóvil.
¡Mírate!
Tan frágil,
tan quebradizo
y de esto
¿te envaneces?



¡Si!...eres bueno…pero no demasiado

LATIR DEL CORAZÓN

Fotografía: "Ventana de sueños rotos" (Jesús A. Sánchez Valtierra)
Hojas de verano
giran en el corazón
y lo hacen funcionar.
¿Lo sientes?
(tantas palabras).
¿Sientes el fluir de tu sangre?
(tanta música).
¿Sientes el poder?
(tanto misterio).
¡Déjalo salir!
¡déjalo crear!
Tienes todo el espacio esperándote.
Siente el ritmo/ el amor,
siente la maquinaria/la vida,
siente el mecanismo/ el secreto
¡y todo dentro de ti!
Y sus inmensas ganas
¡de volar! ¡volar!.

sábado, 19 de diciembre de 2009

CIELO VERDE LIMÓN

ArTe digital: "Limones" (Jesús A. Sánchez)

Vientos de azul prohibido
han tocado tu cuerpo
y han despertado en ti
el deseo de otro aliento.
Fuego verde enfrentando
a lo desconocido
ponen a prueba tu juventud.
Besos amargos sin corazón,
deseos ingratos,
lujuria por tu carne
que no han dejado madurar
ni sentirla poco a poco.
Ríos ácidos de placer
que desatan tus sentidos,
orgasmos hidrolizados
en sprite verde limón
que amenazan con quemarte.
Son los reflejos del cielo verde,
de los ángeles de Oz
más allá de los versos de amor
que sólo ven en ti otro tonto en quien
desahogar las bajas pasiones.


aRTe digital: "Chispeante" (Jesús A. Sánchez)

viernes, 18 de diciembre de 2009

EL TEOREMA DE BOHR


La idea es un cuanto abstracta, es una idea en paralelo a las leyes físicas, pero por fin la he comprendido.
Bohr lo sabía y trató de decírnoslo, lo encriptó en sus teorías y sutilmente nos lo hizo saber.
Nos lo dijo cuando decía que los electrones pueden saltar o brincar de un nivel de energía a otro, pero no lo entendimos. Cuando hablaba del electrón, en realidad nos susurraba que era nuestra alma, el alma humana.
Cada línea del espectro representa la transición de un electrón desde un estado de energía al otro.
Léase: “Cada acto de nuestra vida representa la transición del alma desde un estado de energía al otro”. Cada vez que hacemos algo trascendente, un buen acto, un bien a nuestro prójimo, nuestra alma, nuestros quantum de energía, trasciende de un nivel al otro, de tal forma que cuando nos desprendemos de nuestro cuerpo, pasamos al siguiente nivel de energía, de lo contrario regresaremos y reencarnaremos, puesto mientras no perdamos, ni ganemos energía, nos encontraremos en un estado estacionario.
Pero nos advierte, que no solo podemos ganar energía, también podemos perderla y en ese caso, caer a un nivel de energía menor, encontrarnos en el purgatorio, descender en la escala y caer en un nivel menor dentro de las especies.
¡Cuánta razón tenía! ¡Cómo fui tan ciego! Sólo ahora lo comprendo, sólo ahora que soy etéreo y me he convertido en un espectro de emisión.
Sólo ahora, solo ahora…

miércoles, 16 de diciembre de 2009

III (TRES)

Fotografía: "Mancha de agua en la calle" (Jesús A. Sánchez)


Silencio.


Desprecio.


Soledad.


Sin duelo/ salen corriendo
a dar dolores.
Cárcel ciega y tenebrosa.

DICIEMBRE

Fotografía: "Nochebuena en rosa" (Jesús A. Sánchez)

Diciembre es un mes que embruja
siendo apenas una risa
que en tus ojos se dibuja
y en tu cara se eterniza.
Es apenas la caricia
de tus labios, que sin prisa,
sin angustia y sin malicia,
por mi rostro se desliza.
Es apenas tu mirada,
es tu bica que me hechiza,
es tu piel tan nacarada
y tu roce que electriza.
Es apenas una noche
que bailando en la cornisa
del deseo y del derroche,
a mi cuerpo martiriza.
Es apenas una bruma
que me lleva hasta la misa
a esperar que se consume
este amor que te idealiza.



martes, 15 de diciembre de 2009

CIERRO LOS OJOS



Cierro los ojos
y veo la noche
hasta verte muerta.
Sin sospechar nada
mueres en la memoria
mia

COLLAGE



Soy fiel raíz,
tengo ojos,
tengo oídos,
tengo manos,
tengo labios,
tengo pies,
tengo voz, corazón y aliento.
Soy patria:
sembrador de sueños,
alegría de hermanos,
universo de lenguas,
mundo de almas.
Soy espacio,
pirámides de mil colores,
plumas, penachos.
Soy el charro, el tequila,
el campo de batalla,
ritmo,
armonía,
eterna danza,
tierra,
gente ingrata,
la guitarra,
los suspiros,
soy tú
y yo soy:
¡México!.


lunes, 14 de diciembre de 2009

LA TARDE



Fotografía: "Hojarasca" (Jesús A. Sánchez)
Es muy sencilla,
manifiesta en si
una delicia
que poco a poco
va desenvolviéndose
a nuestros pies
como río Jacinto
sin destino.




Dulce Jacinto azul
retorcido en hojas secas
giras sobre mi cabeza.



Vencida del sueño
llena de murmullos,
perfumes
y música celestial.
Sombras
que buscan la noche
llena de sueños
y pasiones.

domingo, 13 de diciembre de 2009

SI TE PREGUNTAS


Si
te llegas a preguntar
de pronto
porque existo.
No es por el silencio insensible,
no es por los minutos de pasión,
no es por el alba inclemente,
no es por el mar que horadamos,
no es por nuestras sombras escondidas.
Es por ,
por las horas
bajo la mirada
de la luna
y el aquel verdor enfermizo
bajo el riego
prodigioso
en tu piel.
Aquellos gajos
que arrancamos
a la noche.
Aquellos momentos juntos
y el sentimiento
que fingir
no podemos.
Por eso existo...
existo
solo por .

LA MUERTE DE JOSÉ CUBERO

¡Ay! Ha muerto un torero
y en el ruedo
hojas secas
arden bajo la luz
del crepúsculo.
Gritos torcidos
se revolotean en la arena
y una gota de sangre
resbala por su mejilla.
¡Ay! Ha muerto un torero,
que como clavel
doblado por el tallo
se ha marchitado,
mientras su alma de sed ardía.
¡Ay José Cubero “Yiyo”!
Rézale a la Virgen
porque de esta
no te escapas,
la muerte
se ha ensañado contigo
y con ella te quiere llevar.
Quiere con tus huesos
sales formar
para pulir sus dientes
que muestra al sonreír.
¡Ay! Ha muerto un torero
y mientras de su boca
el aliento escapaba,
una nota rota de violín
se escuchaba en la plaza,
mientras miles de ojos incrédulos
veían la escena
y las voces enmudecían.
¡Ay José!
Han taladrado tus carnes
ofrecidas en sacrificio,
mientras de la moza
una plegaria se escapaba
y una lágrima asomaba a sus ojos.
¡Ay carne de miseria!
¡Ay vida!
Adiós José,
flor de oro,
dulce trigo,
pronto nos veremos
nuevamente en la plaza,
donde la cal
de nuestros huesos
descansarán sobre la tierra
juntos.

LENTES DE SOL EN LA OSCURIDAD


aRTE dIGITAL: "Lentes de sol en la oscuridad" (Jesús A. Sánchez)
Por momentos
siento
como si la vida
se me escapara
de las manos
y de repente
dejara de respirar.


En esos momentos,
la sonrisa
se me borra de la cara
y el corazón
palpita a un ritmo
de revoluciones por minuto
incalculable.


Las miradas
se pegan a mi cuerpo
y cada movimiento,
cada ondulación,
es registrada
tan pronto
como lo he hecho.


No puedo dejar
nada al azar
porque la probabilidad
puede darme
una mala jugada y derribarme.


Prefiero soñar despierto
a ser un pobre
ser de adrenalina.


Es en estos momentos precisamente,
cuando mis manos
buscan apresuradamente
en los bolsillos
de mi ropa
y al tocarlos los saco para protegerme.


Unos lentes oscuros de sol
que liberan mi alma
de los arrebatos y mentiras del corazón
y dejan atrapados para siempre
las arañas de los rincones
olvidados de mi interior.

domingo, 6 de diciembre de 2009

DESTELLOS EN EL CIELO DE NEÓN

Escultura: Angel of Grief de William Wetmore Story

Cansado de seguir la línea el cielo esta perdiendo un ángel,
una criatura de luna y un violín de papel,
que sobre el tejado todas las noches llama temblando
con su vals de una sola nota.
Contemplando al desnudo su humanidad
en un cielo vacío de rastros de sangre y lágrimas,
un hombre y una mujer a la sombra de tu sonrisa
bailan en la oscuridad.
Disfruta la noche antes de que la magia desaparezca
por que en las azoteas,
puentes, callejones y rincones
un dulce engaño duerme a la espera del momento
para romper el hechizo bajo el cielo de neón.
Un deseo deforma y de desnudo sueño
saboreas en tu boca y en tu ombligo bañado de sol
se perfilan mariposas en un especial de media noche.
El cielo está perdiendo un ángel que caminando por el lado soleado
busca el lado oscuro donde se sumergen los deseos.
¿Qué pasa? No es extraño…
cansado de seguir la línea el cielo mira por las ventanas
para cantar/sin temor un blues a tiempo de verano.
Busca un cuerpo y una poesía que se queman en los labios.
El cielo esta perdiendo un ángel que cansado de seguir la línea
canta y limpia el alma en la terraza,
donde joven y desnuda la imaginación se despierta
bajo las cuerdas del arpa.
El cielo esta perdiendo un ángel y las lágrimas grises se dibujan
en las nubes sobre ríos de rimel sin rumores.
Criatura de ausencia vuelca la tinta y en un momento de dolor
lanza tu aureola y quiebras las alas con la piedra en la mano
y la mirada perdida en el infinito…

sábado, 5 de diciembre de 2009

"¿DE VERDAD VOLVERÁN LAS OSCURAS GOLONDRINAS"?


"El corazón" (Jesús A. Sánchez Valtierra)


No me hablen de rosas blancas
o poemas tristes.
Hablemos mejor de lo absurdo de vivir
en esta tierra sin luna.
Hablemos de las cadenas que nos apresan,
los temores que destrozan,
las miradas que destierran.
No hablemos de aquellas cosas
que suenan a cuentos de niños:
las hadas buenas, el mundo siempre verde,
las sonrisas, la alegría, el amor.
Hablemos de la cruda realidad,
el ataque que incinera el alma,
el dolor a cada segundo,
la cárcel donde sobrevivimos,
la celda donde soñamos ser libres.

LA GRAN INCOGNITA

"Fumador" (Jesús A. Sánchez Valtierra)


Encendió un cigarrillo. Después de una ardua labor y años de investigación, el Dr. Gelman concluía su trabajo. Frente a él, se apilaban miles de cuartillas que eran testigos mudos de su heroica faena. Durante mucho tiempo, el Dr. Gelman había trabajado en la teoría que hoy daba por concluida.
Había sido una dura labor, descifrando el pensamiento circular de la mente humana, hasta dar con la respuesta a la gran incógnita que lo había estado atormentando.
Primero fue concebir la idea, reunir un montón de datos, esbozar una hipótesis, realizar algunas observaciones, efectuar ciertos experimentos, establecer una ecuación tentativa, sumar varias cifras, jugar con los números, para por último, formular la teoría precisa.
En ese momento, se burló del dolor que lo había torturado, en su búsqueda de la respuesta exacta.
Una tarea que había agotado por completo sus esfuerzos, pero daba como resultado, la contestación a la pregunta eterna del principio del fin del hombre sobre el infinito.
Encendió la computadora, colocó el diskette, cargó el sistema y cuando estuvo listo el software tecleó RUN.
En la pantalla cromática, comenzó a mostrarse un cúmulo de cifras y datos, que lentamente fueron descifrándose.
El Dr. Gelman comenzó a sentir un raro calor, la excitación que precede a la confirmación del éxito.
No podía dominar la emoción, la sensación de triunfo era inevitable.
Poco a poco aquella cuestión que lo había afligido caía rendida a sus pies.
La impresora tartamudeaba una y otra vez agitada:
“He llegado a la conclusión de que lim 1x = 0
x->a
He llegado a la conclusión de que lim 1x = 0
x->a
He…..”
De repente, el laboratorio se iluminó. El Dr. Gelman se convirtió en una masa de cenizas oscuras y untuosas, que fueron consumiéndose hasta transformarse en un luminoso punto azul que se desvaneció en la nada.
En el lugar sólo quedó la computadora, rodeada de humo y residuos, recuerdo del Dr. Gelman y su laboratorio.
La última ecuación había sido un triunfo.

viernes, 4 de diciembre de 2009

PARA KARINA


arTe Digital. "Palabras Mecanicas" (Jesús Alberto Sánchez Valtierra)

De mi mente salen palabras,
algunas verdaderas, otras centellantes,
sin aliento…
como pájaros cazados en la neblina;
pero ningunas tan verdaderas ni tan ciertas como éstas,
cuando aún sobre tu corazón la tiniebla no ha caído,
cuando apenas comienzas a escribir un capítulo
y la arena de la edad no ha llegado como lluvia
sobre tu rostro.
No es bueno el mundo en que vivimos,
más no por ello fabriques un mundo malo para ti,
no juegues con el destino si no sabes si irá contra ti;
no traiciones de palabra,
no canceles con hechos las acciones buenas
que en tu interior generes;
conserva por siempre el sentimiento
que hoy nace en tu interior
y así distinguirás siempre el bien del mal
y en tu alma vivirán todas las estrellas del universo
y la desdicha jamás te alcanzará.

TRANQUILA VOZ DEL AMANECER

Fotografía: "Cordón de Jesús" (Jesús A. Sánchez Valtierra)
Para Ryan White

Guitarras solitarias sacudidas por el viento de agrietada madera
y notas hirvientes que recuerdan la brisa del mar
y el alejamiento y la indiferencia de tu ser.
Ungüentos quemantes untados al corazón
para curarlo de los suspiros de viento nocturno
y luz declinante.
Sueños en off de una voz de fuego,
herida íntima grabada en las estrellas lejanas,
soleada piedra, inmóvil grito, piel untuosa
entregada en sacrificio, manos que entretejen misterios
de una versión incompleta de terror.
Los besos no matan, ni las sombras,
ni los deseos, no culpes por ello a un inocente.
Am I a criminal?

PRELUDIO

Los hombres se desvanecen

pero dejan su recuerdo.

Negros seres que chapotean

en pobres aguas podridas.

Débil aroma del hombre

Ha invadido los espacios.

Y un grito apagado dice:

¡No importa lo que suceda!.

Fotografía: "Phone" (Jesús A. Sánchez Valtierra)

jueves, 3 de diciembre de 2009

NO TEMAS

Fotografía: "Llave de agua viva" (Jesús A. Sánchez Valtierra)


Muéstrame tus poesías amigo, no temas,
enséñame como eres,
lo que escribes tal como lo haré yo,
no temas que no reiré.
De un amor maltratado, cuéntame.
De un mundo de niños, un cuento de hadas,
de lo que encierras en tu corazón.
juntos tenemos tanto que escribir,
que el tiempo será insuficiente.
Platícame de tu vida bohemia,
en el mundo de las letras,
del futuro que sueñas,
de lo que no has escrito.
Juntos tenemos tanto que compartir que tres vidas
serían insuficientes.
¡Vamos! No tengas temor platícame de una tierra no nuclear,
de un mundo en video tridimensional.
Tenemos tanto de que hablar que cien años serian pocos.
¡Vamos!
Muéstrame tus poemas amigo…

KAIS

Fotografia: "Rosa blanca" (Jesús A. Sánchez Valtierra)

I
La lluvia.
Las gotas de agua,
que del cielo caen;
son lágrimas del sol
para calmar mi sed.
II
La espina.

Dulce engaño.
Sombra oscura.
III
La noche.

Cielo estrellado, obscuro
Como una carta astronómica.
Aullido del lobo
y viento en las ramas.
IV
Lágrimas.

Reflejos del alma,
engaños del corazón,
angustia del ser
y materia del hombre mismo.
Cascada de diamantina.
V
El desierto.

Región de magueyes salvajes.
Amarillas flores
que entregan su polen
al sol
como ofrenda.
Cactus, arena
y flora silvestre.
VI
Tierra.
Parto del cielo.
Tamoanchan, principio.
Canto carcomido,
Sol, día, luna, noche
Y después nada.
VII
Otoño.

Hoja arriba,
hoja abajo
y en la mitad del vuelo
vacío.
VIII
Rosa blanca.
Blanca nieve
convertida
en verde vida.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

LO QUE JORGE EVOCÓ EN EL ELEVADOR




Jorge Alberto Guzmán caminaba con pasos enérgicos por Avenida Medico Militar. Lucía impecable con su saco Arman hecho a la medida, sintiéndose como un ángel del Greenwich Village recorriendo las calles pavimentadas, de falsas promesas; que el profeta del lucro prometía en sus bendiciones a los mirones de los escaparates de la zona dorada.
Jorge se encontraba enfurecido consigo mismo, pues debido a la borrachera de la noche anterior estaba retrasado para la cita. Apenas comenzaba el verano y otra vez iba a llegar tarde. Una mancha más en su currículum de puntualidad y asistencia por culpa del espíritu añejo del Bacardí.
El edificio Florida lucía imponente recortando el cielo en fragmentos geométricos.
-¿Por qué escogerían ese nombre?- pensó Jorge al irse acercando al inmueble.
Por lo menos es viernes, se dijo a si mismo en la embriaguez de sus pensamientos. Estaba tan fastidiado de su monótona vida, que ni el cheque quincenal lograba animarlo y, solo revoloteaban en su cerebro graznidos de gaviota. Jorge olfateó el aire salado de South Beach. Después de subir los escalones, Jorge entró al elevador junto con cinco oscuros ocupantes. Antes de cerrarse las puertas, alcanzó a entrar una muchacha con amplia sonrisa a la Fawcett y un buen cuerpo, parecía una maestra de aerobics o una hermana perdida de Paulina Rubio.
Por culpa de otros ocupantes del elevador, la güera se apretó contra él. Solo algunos centímetros separaban sus labios de la oreja de ella.
La escena resultaba totalmente sensual. Mientras brotaba la música (era “Fever” de Kylie Minogue) con su ritmo hechizante y cachondo. Las luces suaves de colores sibaríticos bajaban de intensidad y el aire se cargaba de lujuria. Jorge se encontraba casi en un trance.
La mujer se sacudía con la música, mientras deslizaba sus dedos sobre la dureza cálida de su miembro excitado.
Impulsado por las ansias de su miembro carnoso, Jorge abrazó a la desconocida por la cintura, mientras sus acompañantes en el viaje a la tierra de Oz se convertían en anónimos espectadores.
¿Por qué ser tímido cuando es tan fácil convertir a los desconocidos en amigos?
Jorge metió las manos bajo el vestido de la chava y lo levantó por encima de su cintura. Estaba apoyado sobre su trasero, sintiendo la rigidez de su pene que palpitaba bajo sus pantalones de diseñador.
-¿Qué habría hecho Lorena Bobbit en una situación parecida?-
La mujer estaba tan húmeda que abrió la cremallera, tomó el miembro en su mano y lo deslizó con suavidad al interior de su vagina.
Jorge imaginó su historia en “Primer Impacto” mientras Myrka, la novia de Luis Miguel; lo anunciaba como el violador de la retaguardia.
Un clímax frenético y cálidas sensaciones recorrían su cuerpo tenso. Choques eléctricos que fluían totalmente libre de presiones, obligaciones y emociones reprimidas.
-Bajan, por favor- dijo la señora gorda.
Jorge despertó de su sueño y miró su Seiko. Eran las tres y la cita era a las dos con veinte minutos.
La rubia escultural se bajó en el mismo piso de la gorda. Jorge la miró por última vez de reojo y siguió en el elevador para llegar tarde a su compromiso.
Jorge continuó con la vieja maldición del huevo y la gallina, el eterno dilema del hombre trabajador; infeliz como de costumbre con su existencia.
¿Por qué los cuentos siempre tienen un final feliz y alegre?
Por lo menos Jorge y este cuento no.

martes, 1 de diciembre de 2009

IGLESIA DE LA MENTE ENVENENADA

Artista: DAVID ALFARO SIQUEIROS
La Nueva democracia, 1944
Palacio de Bellas Artes, Ciudad de México.

-A la democracia mexicana-

Voces, voces -¡mentiras!-,
voces de muerte -¡plegarias!-:
voces de destrucción,
voces de falsedades -¡discursos!-,
voces de tontos,
¡de los mismos tontos!
¡los mismos imbéciles! (nosotros).
Voces, voces, plegarias del ángel
de rubor encendido,
que empaña la noche resistente
a paraísos y amores desolados;
y promete maravillas.
Voces, voces,
¡Vivas!
aplausos al héroe.
Voces, voces
-¡hipocresías!-;
plegarias que danzan la compás
del microcorazón y la sonrisa plastificada
del devoto de la religión de sombras.
Voces, voces
¡discursos!
aplausos, aplausos ¡mentiras!
al líder ¡aplaudan!.
Voces, voces,
plegarias
a la estrella remota y desecha
en la iglesia de la mente envenenada…
(El gran teatro de la vida).

HAMBRE


Foto: "Hambre" (Jesús A. Sánchez Valtierra)
Rincón oscuro:
Hábitat de papeles olvidados,
buenas intenciones,
papeles de campaña,
promesas que apuñalan
el alma con agujas
y migajas.

Sentimientos desgarrados
que el presupuesto olvida.
Discursos y palabrería
sin aspavientos.
Prometer no empobrece.
Cada día hay más pobres
¿pero y eso qué?
son votos
tejidos a base de hebras
de sueños que alimentan
las urnas oxidadas
con marcas indelebles
de óxido y salitre.