domingo, 10 de enero de 2010

UN BONITO CUENTECILLO

Fotografía: "Una piedra en el camino" (Jesús A. Sánchez Valtierra)

- El otro día oí un bonito cuentecillo- me dijo Daniel.
- Haber cuéntamelo- le contesté.
- Bueno. El cuento es de una piedrecilla que estaba muy triste en el desierto. Una avecilla que pasa por el lugar acierta verla y se muestra intrigada por la tristeza de la piedrecilla.
Se acerca a ella y le pregunta: “Piedrecita ¿Por qué estas tan afligida”
“¿Cómo que por qué?- le contesta la piedrita. No ves que no soy nadie ¡No sirvo para nada!”.
“¿Por qué dices eso piedrita?”- dice el ave.
“¿Para qué puedo servir aquí en medio del desierto?”-le contesta la piedrita.
- ¿Me estas poniendo atención?- dice Daniel mientras sonríe.
- Sí, si prosigue- le contestó. No te detengas ¿qué le dijo el ave?
- Está bien. Bueno, pues el ave le contestó: “No creo que lo entiendas piedrita. No has entendido nada”.
“¿Por qué dices eso?”- le pregunta la piedrita.
“¿No lo ves? Eres parte de todo esto. Un granito que hace el vasto desierto” – le dice el correcaminos.
“¿De verdad? ¿Es cierto lo que me dices?”- dice la piedrita.
“¡Claro! Sin ti todo esto no existiría. Tú no sólo eres una piedrita, eres el desierto mismo, tanto como yo soy parte de todo esto y del universo mismo- le contesta el correcaminos, gritándole y alejándose del lugar.
La piedrita sonríe y lo entiende todo.
- ¿Te gustó tío? – me pregunta Daniel.
- Sí, está muy padre.
Daniel se ríe y vuelve a jugar con su videoconsola portátil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario