lunes, 3 de mayo de 2010

UNA LLAMADA DE ATENCIÓN O UN GRITO DESESPERADO

“El presidente Felipe Calderón debe escuchar a su pueblo y ajustar su mensaje, ya que en la lucha contra el narcotráfico están muriendo personas inocentes”
- Los Angeles Times
“El presidente Calderón es un iluso”
– Joaquín Sabina


El narcotráfico aparece en México como un fenómeno claramente asociado con la organización de un contrabando, destinado fundamentalmente a satisfacer la demanda de importadores y consumidores de sustancias prohibidas en EEUU. Debemos reconocer, que hace ya mucho tiempo que la droga dejo de ser un problema callejero y esto ocurrió cuando las drogas se volvieron el mejor negocio para algunos y la peor desgracia para otros, siendo el narcotráfico actualmente un problema extremadamente serio debido a las repercusiones a nivel económico, político y social.
Aunque el problema del narcotráfico en México tiene su origen en la década de los años 90, es en el sexenio de Felipe Calderón cuando ha alcanzado su mayor auge, lo que ha provocado que los niveles de violencia e inseguridad en México lleguen a niveles críticos e inaceptables que han comenzado a perjudicar seriamente al país. Los años de gobierno panista no han aportado mucho bien a la nación, y la lucha del Presidente Calderón contra el narcotráfico, en su intentona para legitimizar su gobierno ha hecho que la seguridad simplemente no exista en la mente del ciudadano mexicano común.
Desgraciadamente, México vive una descomposición social al grado que no les ofrece oportunidades a sus jóvenes, ya que debido a la inseguridad, México ha comenzado a incrementar sus fugas de capital y perder inversión extranjera, que ha ocasionado la falta de empleos y oportunidades. Además, todos los intentos del gobierno por tratar de combatir a los narcotraficantes han tenido que ser financiados con dinero del erario público, lo cual ha restringido a otros sectores como la educación o salud ¿En un escenario así que podemos esperar? Un sentimiento de frustración que permea en la insatisfacción personal y en la aceptación de cualquier trabajo que reditúe mejores ganancias por más peligroso y deshonesto que sea.


Se dice que asesores del gobierno de Barack Obama están convencidos que las acciones del gobierno de Felipe Calderón contra el narcotráfico estarán condenadas al fracaso si no bajan pronto los índices de violencia en México, (el narcotráfico en México es enorme, y en estos años han plantado cara al ejército, dejando en total más de 22.000 muertos, muchos de ellos inocentes; desde que el cuerpo militar está encargado de esta misión). Los expertos recomiendan de plano cambiar las medidas adoptadas por Calderón, cuyo gobierno “carece de una estrategia hacia la violencia relacionada con la droga”.
Tenemos la sensación de vivir en un estado fallido, pues cuando una organización criminal tiene un monopolio en un territorio determinado, ejerce funciones “gubernamentales” cobrando “impuestos”, vendiendo protección etc. Hasta el día de hoy ninguna organización ha logrado imponerse totalmente sobre todas las demás, lo que ocasiona violencia continua entre los narcotraficantes. El presidente Felipe Calderón explicó alguna ocasión que la violencia que vive el país es causada por una recomposición de los carteles de la droga tras los golpes que se han dado a sus estructuras. Un hecho que no nos da mucho consuelo.
Resultante desconcertante la actuación de la PGR, del ejército y de la Presidencia de la República ante el sentir de los ciudadanos. En otros países como España, ver un militar por la calle es prácticamente imposible, pero en México existen 45.000 soldados desplegados, persiguiendo a los cárteles de la droga, establecidos en el país, por lo que verlos caminar con armas de alto poder es algo que se ha vuelto algo “normal”.
Sé que quizás escribir estas líneas, serán como predicar en el desierto pero espero que sirvan como una llamada más de atención al gobierno y a todos los ciudadanos mexicanos para darnos cuenta que la única y verdadera lucha para frenar esta ola de violencia solo se dará cuando sea eliminada la corrupción y la impunidad, cuando aprendamos a convivir con los políticos y vigilarlos de cerca, exigiendo cuentas claras y transparencia. En resumen, cuando aprendamos a trabajar en equipo por México.

Referencias consultadas:
1. http://www.articuloz.com/sociedad-articulos/narcotrafico-en-mexico-1488525.html
2. http://pensamientoc2.blogspot.com/2009/05/narcotrafico-amenaza-curar-en-mexico.html
3. http://www.pensamientoiberoamericano.org/articulos/1/49/3/narcotrafico-y-gobernabilidad-en-mexico.html
4. http://eduangi.com/2010/05/01/se-limita-el-poder-del-ejercito-en-mexico/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada